#faaf3b
2
0
54

El pueblo

Nuestro pueblo

Fanzara es un municipio de origen árabe que se encuentra situado en la comarca castellonense del Alto Mijares. El núcleo de población, a 239 metros de altitud, se halla en un pequeño un valle rodeado de montañas y a los pies del río que da nombra a esta comarca natural, el Mijares.
La población de Fanzara es principalmente de lengua castellana, aunque su cercanía a otras poblaciones valencianoparlamentes, como Onda o Ribesalbes, hace que sea una tierra de frontera lingüística.
La superficie del término municipal es de 34,5 km2. Una gran parte de la misma está poblada por grandes extensiones de bosque, donde predominan los pinos y las encinas. Los cultivos han ido en retroceso y en la actualidad se trabajan menos de 100 hectáreas en todo el término de Fanzara.
El pueblo está a 35 kilómetros de Castelló de la Plana, y a 70 de Valencia. En los últimos años, la comunicación por carretera ha mejorado de forma notable con la entrada en servicio de la autovía del interior. El acceso a Fanzara se hace a través de la CV-20. Ver mapa cómo llegar.

HISTORIA

S. VII y VI Antes de Cristo. Poblado de Cantalobos. En el antiguo poblado morisco de Lleuxa encontramos restos de estructuras constructivas y materiales arqueológicos. Ruinas de un antiguo poblado morisco abandonado. Se ubica a la derecha de la carretera CV-20, vial que comunica Onda con Montanejos, en el km. 10,200. De su disposición espacial quedan todavía numerosos restos, tanto en lo relativo a las estructuras constructivas como en lo referente a los materiales arqueológicos. Estas estructuras nos muestran hoy el importante tamaño que debió tener este poblado rural. No se ha podido datar con exactitud la fecha del asentamiento.
Otro poblado de finales del Bronce es el de Cantalobos, datado entre los s. VII y VI a. C., de él se pueden encontrar restos en las laderas de la colina sobre la que se aposentaba. Ruinas de un poblado de finales del Bronce, es decir, entre los siglos VII y VI a.C. El poblado se halla a caballo de los municipios de Fanzara y Sueras. Para acceder al mismo la mejor opción es tomar la carretera de Onda hasta Ayódar y en el ilómetro 6,5 se encuentra el yacimiento, en un montículo a la derecha de la carretera y del barranco de la Balseta. Ocupa la cima amesetada de una colina de forma aquillada. En las laderas de la colina, además de restos erámicos, se aprecian numerosas piedras de tamaño mediano y grande que, sin duda, formaron parte de las estructuras defensivas y de hábitat del poblado. En cambio, en el área que debió ocupar el asentamiento son visibles pocas estructuras “in situ”, tan sólo parte de las defensas.
 

1259 // Iberos y romanos. En el término municipal se han encontrado restos de poblados íberos y romanos que delatan una ocupación temprana de la zona. No obstante, el origen de la población se corresponde con la época de dominación musulmana. Se supone fundado por pobladores del Castellet. En el año 1259, después de su conquista, Jaume I la donó, a Teresa Gil de Vidaura y a su hijo Pedro.
 

Siglos moriscos. El núcleo urbano se encuentra enclavado en el valle del Mijares a los pies del río. La fundación del municipio por los árabes y la permanencia a lo largo de los siglos de los moriscos, han originado que el casco urbano de Fanzara siga manteniendo un clarísimo aspecto musulmán; calles estrechas, concéntricas, se suceden entre las paredes encaladas de las casas. Pasear por sus calles hasta la fuente y el lavadero es un viaje al pasado. s. XII // Castillo de Fanzara. Ya fuera del casco urbano, encontramos el castillo de Fanzara de origen árabe, del s. XIII, Aunque se encuentra en estado ruinoso, se descubren basamientos de dos torres y lienzos de muralla, también se han encontrado restos del Bronce medio, ibéricos e islámicos.

Se ubica en el km. 8,500 de la carretera que une Onda y Fanzara, en la derecha, en lo alto de una colina de difícil acceso, no muy lejos de la actual población de Fanzara. El castillo es de reducidas dimensiones y se encuentra en estado de ruina. Construido por los árabes en el siglo XIII, es de planta irregular dispersa con forma alargada y estrecha, adaptándose a la cima en la que se encuentra. En la actualidad se aprecian distintos elementos y lienzos de sus murallas, así como la estructura principal de una torre mayor, de la que se conserva parte de dos de sus fachadas. También se descubren los basamentos de dos torres de planta cuadrada, que defendían la muralla y que se encuentran en una posición avanzada y a una altura menos elevada.

Existen muy pocas referencias documentales respecto al castillo de Fanzara, que debió de ser más bien un puesto de vigilancia secundario, ya que se encuentra relativamente alejado de la población, con un objetivo más bien estratégico dirigido al control sobre una ruta o camino. En el perímetro del castillo se han encontrado restos del Bronze Medio, ibéricos y naturalmente islámicos.
 

S. XVII // El Renacimiento. En cuanto a monumentos de interés destacar la Iglesia parroquial dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, obra del s. XVII cuyo altar mayor está muy trabajado. Iglesia construida en el siglo XVII. Ha sido restaurada recientemente. Es de estilo herreniano o escurrialense en los elementos arquitectónicos y barroco en cuanto a los decorativos. Presenta una interesante decoración en pintura en su interior. Con un altar mayor muy trabajado y otros altares secundarios, altillo para el coro y campanario. Sobre una colina y dominando todo el pueblo se levanta la Ermita del Santo Sepulcro, donde descansa la figura del Santo Sepulcro todo el año a excepción de las fiestas patronales. Las vistas desde aquí son excepcionales. Se encuentra levantada sobre una colina que domina todo el pueblo al final del Vía Crucis, donde descansa la figura del Santo Sepulcro durante la mayor parte del año. Solo se traslada durante las Fiestas Patronales visitando el pueblo durante cuatro días.